Pyros_kong_web

Juguetes Cognitivos para Perros

Posted on

Todos sabemos lo importante que es jugar con nuestros perros.

Hoy hablaremos de los juguetes o juegos cognitivos.

Hay una gran variedad y marcas que nos ofrecen juguetes que harán que nuestros perros tengan que esforzarse, y no solo físicamente, para conseguir el premio final.

Desde los más sencillos y populares Kong pasando por juguetes comerciales de marcas como Trixie, Karlie, Nina Ottosson o cualquier juego o juguete que podamos idear nosotros mismos (próximamente dedicaremos un post a construir nuestros propios juguetes) todos tienen en común el ser juguetes que estimulan y motivan el desarrollo cognitivo de nuestros perros.

Jugar con nuestros perros es algo divertido y que además mejora nuestra relación con ellos. Ser sus compañeros de juegos es una buena muestra de nuestro interés en ellos, y si, ellos lo notan.

Motivarles a resolver pequeños problemas, tener que usar sus cerebros para conseguir ese trocito de salchicha mejora la autoestima y confianza del perro. Le enseña a pararse, pensar y resolver el problema y eso luego lo puede aplicar al día día.

Una de las cosas más divertidas de estos juguetes es que no tienen reglas, cada perro debe encontrar su manera de resolverlo. Así habrá perros que usarán más las patas, otros la boca, otros serán más rápidos otros se tomarán su tiempo… debemos dejarles resolver los problemas a su manera. Nosotros velaremos porque el juego sea agradable y seguro para ellos, y ellos se encargarán de usar su cabecita para resolver el problema que cada juguete les presenta.

Estos juguetes suelen estar separados por niveles por lo que dependiendo de la edad y del desarrollo de nuestro perro elegiremos el nivel más adecuado para asegurarnos que se lo pasa bien con el juguete.

Los perros adultos también pueden y deben jugar con ellos. El hecho que, cómo el caso de Bilbo, el perro sea muy mayor o nunca haya jugado con estos juguetes no quiere decir nada, simplemente deberemos ser cuidadosos al presentarselos y tener un poco más de paciencia para que ellos aprendan a usarlos.

Aqui os enlazo unos cuantos videos de demostración:

Ahora es el turno de Bilbo, un perro de 16 años, que seguramente no ha visto muchos de estos juguetes antes, pero que es capaz de resolverlos y disfrutar con ellos.

Pyros además aprende a controlar su impulsividad y no se lanza a resolverlos aunque Bilbo tarde un poco (bueno alguna vez si que se lanza)

A %d blogueros les gusta esto: