Bilbo01cama

Descanso; camas y colchones ortopédicos

Posted on

Un perro adulto sano duerme, o debería dormir, entre 12 y 18 horas al día. Si además es un perro muy joven, de raza grande o geriátrico, aún más.

¿Eso es mucho tiempo, verdad? ¿ No creéis que ya que nuestros perros pasan tanto tiempo descansando o durmiendo es realmente importante el lugar donde lo hacen?

Lo ideal es que cada perro disponga de, mínimo, dos camitas o lugares de descanso y que pueda elegir en cual quiere dormir en cada momento. Esto es algo que en cada casa es diferente, hay perros que pueden usar las camas y sofás de la casa y hay perros que no. En el caso de que sí dispongan de las camas y sofás de la casa, con una colchoneta o cama suya más, sería suficiente. Si no es así, lo suyo es que tenga al menos un lugar tipo mantita o alfombra , que es más fresco y una colchoneta, más cómoda, mullida y calentita. Además, a la mayor parte de perros pequeños y medianos, les encantan las camas de bordes altos, para apoyarse y sentirse más refugiados. Tener una de cada sería lo perfecto. El espesor debería ser el adecuado para el peso de nuestro perro, ya que sino es como si estuvieran durmiendo en el suelo.

 

Una cosa  muy importante a la hora de elegir camas es que sean de un tamaño adecuado a nuestro perro, es decir, el perro debe caber en la cama tumbado de lado completamente estirado. En caso de no estar seguros del tamaño, siempre es mejor que la cama se pase de grande a que se quede pequeña. Si tenemos alguna duda al respecto sólo tenemos que ponernos en su lugar; ¿Cómo estamos más cómodos? ¿ En una cama grande en la que podemos dormir estirados y cambiar de postura o en una en la que tenemos que dormir encogidos o en la que nos cuelgan los pies?

¿Y qué pasa si nuestro perrito es geriátrico o tiene artrosis, dolores de espalda,  displasia o cualquier otro problema articular? Bien, pues se sigue aplicando la misma idea de mínimo dos lugares de descanso, mucho mejor si son tres, solo que en este caso, uno de los dos o tres debería ser un colchón ortopédico.

¿Qué tienen de especial y en qué ayudan este tipo de colchones? ¿De verdad merecen la pena? porque son bastante caros…. Bien, por partes; Lo que tienen de especial es que están hechos con materiales que se ajustan a la forma, tamaño y peso de nuestro perro y mantienen su cuerpo en una posición equilibrada. Favorecen la correcta circulación sanguínea , aliviando puntos de presión, sobrecargas posturales y por tanto minimizan los dolores musculares y articulares. Además hay colchones ortopédicos que mantienen una temperatura cálida, cosa que es muy beneficiosa para perros con problemas de artrosis y dolores musculares.

¿Merece la pena realmente un colchón ortopédico? Sin ninguna duda, sí, merece la pena.

Una cama de este tipo ayuda a nuestro perro a tener una mejor calidad de vida, le proporciona un mejor descanso y  una mejor recuperación si un día está algo más dolorido o ha hecho un mal gesto.

En el medio, largo plazo una cama así nos va a suponer menos antiinflamatorios, menos visitas al veterinario, un perro con menos dolores, mayor movilidad, mejor humor, más descansado y más equilibrado en general.

Personal y profesionalmente, creo que un colchón de este tipo debería ser prioritario para cualquier dueño de un perro con estas características.

También recomendaría este tipo de camas a todos los perros de raza grande y gigante ya que tienen muchas posibilidades de acabar desarrollando con el paso del tiempo, problemas articulares como displasia de cadera, de codo, o problemas de rodilla. Y a perros cuyas razas tengan predisposición genética a padecer problemas de tipo articular. En estos casos, un descanso adecuado y de calidad, puede retrasar la aparición y minimizar los síntomas de este tipo de patologías.

Hoy en día ya hay muchas marcas y muchos fabricantes de colchones ortopédicos, incluso hay la posibilidad de hacerlos a medida.

Yo no voy a recomendar ninguna marca en concreto pero a la hora de elegirlo tendría en cuenta lo siguiente:

 

  • Que tengan un tamaño apropiado. Que el perro pueda tumbarse de lado completamente estirado.

  • Que la altura se adapte al perro. No elegir colchones muy altos para perros con movilidad reducida, problemas de equilibrio o miedosos.

  • Si el perro tiene artrosis o dolores musculares, son más interesantes los que además mantienen la temperatura.

  • En casos de perros que tengan la movilidad muy reducida y estén postrados muchas horas seguidas en las camas es recomendable añadir una colchoneta antiescaras, transpirable y antibacteriana.

La elección de una buena cama o colchoneta es importante para la salud de nuestro perro como pueden ser una buena alimentación, unas relaciones sociales equilibradas o un ejercicio adecuado. Es un elemento clave para tener un perro sano, relajado y en forma.

 

Sarai Franco Gutiérrez

Auxiliar Veterinaria. Rehabilitación y Fisioterapia

Para Cualquier duda contacta con nosotros: Contacto
 
A %d blogueros les gusta esto: