¿Arnés o collar?

Para que desde el principio no quede ninguna duda vamos a contestar ya a esta pregunta tan habitual:

Arnés. Siempre, a cualquier edad y para cualquier raza.


Y ahora vamos a ir viendo y explicando por qué motivos somos tan categóricos con respecto a este tema.

El cuello es una de las estructuras corporales más sensibles del cuerpo del perro. En esta zona tenemos las vértebras cervicales, la tiroídes, la tráquea y el aparato Hioidéo, que es un conjunto de pequeños huesos que sirven de soporte a la lengua, la laringe y la faringe. Además de multitud de terminaciones nerviosas y una amplia vascularización que riega los importantes órganos de la cabeza.

Ejercer presión, tirones, o movimientos bruscos en esta zona es altamente peligroso ya que puede provocar problemas cervicales, contracturas en la musculatura del cuello y tercio anterior, dolores de cabeza, traqueítis o tos crónica e incluso problemas oculares. Existen varios estudios al respecto aunque nosotros destacamos dos:

Anders Hallgren, un eminente psicólogo sueco, realizó un estudio publicado en 1992 que dió lugar a su libro   ” Problemas de espalda en los perros. La causa subyacente de problemas de conducta ”  Este estudio se basa en 400 perros que fueron examinados físicamente por varios veterinarios. Se halló que el 63% de los animales tenía lesiones de espalda, a diferentes alturas (26,87% en cuello). Y de los afectados, el 55% presentaba problemas de conducta, la mayoría de agresividad. “Una de las más claras correlaciones en el estudio fue el existente entre las lesiones en el cuello y tirar de la correa. El 91% de los perros con daños en esa zona habían sido sometidos a tirones con la correa por parte del dueño o se había dejado que tirasen de ella durante largos periodos de tiempo”.

Otro muy interesante al respecto es el del Journal of the American Animal Hospital Association, que comprobó en el estudio Effects of the Application of Neck Pressure by a Collar or Harness on Intraocular Pressure in Dogs , que la presión aplicada en el cuello de los perros aumenta la presión ocular considerablemente e incrementa, por ejemplo, el riesgo de padecer lesiones oculares y glaucoma.

Todos estos problemas y dolores pueden incluso llegar a cronificarse y sin saberlo tendremos un perro que vive con dolor todos los días. Como el propio Anders Hallgren explica, igual que otros muchos etólogos “Un perro que sufre dolor se vuelve hiperactivo, nervioso, a menudo agresivo, y en consecuencia es etiquetado como «perro problemático»”

Lo que subyace detrás de muchos perros con problemas de conducta son dolores crónicos. Por desgracia, ellos no pueden decirnos que les duele la espalda, o el cuello, o la cabeza y manifiestan ese dolor de otro modo. A nosotros mismos nos pasa, cuando estamos doloridos estamos mucho más irritables, gruñones y saltamos por cualquier cosa.

Además, la manipulación por el collar impide en cierta medida el desarrollo normal de la conducta social y la utilización adecuada de señales de calma. Los perros se apoyan mucho en los giros de cabeza, por ejemplo, para comunicarse, y si nosotros les impedimos ese movimiento, estamos provocando un problema de comunicación sin siquiera darnos cuenta.

Se le resta mucha importancia a este tema a pesar de haber ya tanta información y estudios al respecto y no es un asunto baladí. Por estos motivos nosotros no estamos a favor del uso de collares como método de sujeción y control del perro. Lo cual no quiere decir que no le podamos poner un collar a nuestro perro de manera puramente decorativa y para llevar la chapita. Los collares no tienen nada de malo siempre y cuando no sirvan para enganchar la correa. Por ejemplo, en perros que van sueltos, siempre con la precaución de que estén lo suficiéntemente holgados como para que, si se enganchan en cualquier lado, se lo puedan sacar y liberar sin problemas, sobre todo si son paseos por el campo.

En cuanto a los llamados “collares de adiestramiento”, de ahorque, cordinos o de descargas eléctricas no vamos ni a hablar. Afortunadamente están empezando a prohibirse, como en el resto de países civilizados, y esperemos que en poco tiempo pasen a la historia.

La opción que siempre aconsejamos es la del arnés. Ya sea para paseos normales, para educación o para trabajo.

Hay montones de modelos de arnés, siempre vais a poder encontrar uno que vaya bien a vuestro perro. En general lo más importante es que el perrete vaya bien sujeto y que las cinchas estén acolchadas y no le rocen en las axilas. Esto es cuestión de probarlo y ajustar bien la talla.

Encontraréis que se controla mucho mejor a un perro cuando se sujeta por su tronco que cuando se le sujeta sólo por el cuello. No le hacemos daño y tenemos mayor control de su cuerpo porque la sujeción es mucho más amplia.

Mucha gente, e incluso algunos profesionales aún, relacionan el uso del arnés con que el perro tire, y esto simplemente no es cierto. ¿Cuántos perros con collar asfixiados y aún así tirando de la correa habéis visto? ¿Montones, verdad? Un perro que tira va a tirar igual llevando un arnés o llevando un collar, esto es así. Y lo es porque no es el arnés o el collar lo que le hacen tirar sino el hecho de que se le refuerce la conducta en sí. La diferencia es que con el arnés es prácticamente imposible provocarle daños y con el collar es muy fácil.

En estos casos, de perros que tiran mucho de la correa, lo recomendable es acudir a un educador canino para que nos de unas pautas al respecto. Existen además, arneses de adiestramiento, diseñados especialmente para esto. Este tipo de arneses, como el Halti, Sense-ible, Easy Walk o Sensation, no son arneses pensados para el paseo habitual sino para enseñar al perro a no tirar de la correa, por lo tanto deben ser usados en sesiones cortas y mucho mejor con las recomendaciones o supervisión de un educador canino. Utilizados como arneses habituales o de paseo,  pueden llegar a provocar dolores musculares y contracturas en la zona del cuello y espalda.

Como conclusión; Nuestra recomendación es utilizar siempre arnés para ir de la correa. Elegir uno que le sea confortable y le sujete bien, con cinchas acolchadas, a ser posible con varios puntos de sujeción, por ejemplo tipo petral, que además es muy fácil de poner.  Y en el caso de que haya un problema de tirar de la correa, antes de hacernos con un arnés de adiestramiento, hablar con un profesional para asesorarnos de cómo, cuánto y cuándo utilizarlo.

En nuestra opinión, de poco sirve la educación en positivo si seguimos utilizando el dolor de nuestros perros como vehículo para controlarles o enseñarles.

Os dejamos un video de Turid Rugaas en la que nos da su opinión y  explica como elegir un buen arnés para nuestro perro.

 

 

 

 

¿ABRIGOS PARA PERROS?

 

El eterno debate. Los abrigos para perros: Son necesarios o  una chorrada?


Pues bien, en mi opinión pueden ser ambas cosas, me explico.

Un abrigo es necesario o superfluo depende del tipo de perro, de su edad , de la zona donde se viva y de la estación del año. Básicamente estas son las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de pensar en comprar  un abrigo a nuestro perro.

Los perros de pelo muy corto y los que son muy pequeños, pasan mucho más frío que los perros grandes y con más pelo, eso es evidente. Mucha gente suele decir " Es un perro, ya tiene su pelo, está preparado ", y eso no es exactamente así. Un Mastín no es igual que un Bichón Frissé, ¿verdad?

Como sabéis hay muchas razas de perros, razas que van siendo creadas y cambiadas contínuamente. Hace unos años no existían los Whippets, los mini Yorkies, o los Carlinos que hay ahora, por ejemplo. Estos perros no se hacen para soportar el frío, sino con otro tipo de estándares más estéticos que funcionales. Luego lo honesto es adaptarnos a estas realidades y despojarnos de esas ideas antiguas de que un perro no necesita abrigarse porque es un perro. Un perro necesita abrigo si vivimos en una zona fría o muy fría y es un perro de pelito muy corto o muy pequeño. Si tenemos un Golden, o un Pastor Alemán o cualquier Mestizo de raza grande y protegido , en principio no es necesario que le abriguemos.

Un factor aparte es la edad y el estado de salud. En general es buena idea abrigar a los perros mayores, su temperatura es más baja, su ritmo también lo es, y lo va a agradecer, independientemente de su tamaño y pelo. 

Además es importante abrigar a nuestros perretes si tienen artrosis para protegerles del tiempo frío y la humedad que les viene tan mal para las articulaciones, los músculos y los huesos. En este caso también independientemente de su edad y su tamaño. Ésta es una enfermedad degenerativa y todo lo que hagamos para evitar empeoramientos es poco.

Y aparte de todo está el tema de los chubasqueros, pensados más para que no se mojen que para abrigar. Se pueden usar encima de los abrigos si no son impermeables, o sueltos en el caso de que no haga frío y sólo llueva. Los chubasqueros tienen doble función: Proteger a los perros de la lluvia, y proteger nuestros coches, sofás, camas, alfombras y a personas alérgicas de los perros mojados :)

Así que en mi opinión, no, no es ridículo ponerle un abrigo a un perro que lo necesita. La mejor manera de saber si vuestro perro necesita un abrigo es tener en cuenta estas cosillas y sobre todo, obeservarle.

No os preocupéis por lo que diga la gente al respecto, es mejor parecer un poco raro por ponerle abrigo al perro que parecer cruel y desalmado por llevarle encogido y tiritando por la calle :) 

 

Sarai Franco Gutiérrez

Auxiliar Veterinaria y Fisioterapeuta Canina

sarai@dogadiction.com

649.176.277

DIETAS CASERAS Y DIETAS NATURALES. ¿A FAVOR O EN CONTRA?

 

Los últimos años ha habido un auge tremendo de las conocidas como Dietas Caseras y Dietas Naturales.

Se suele hablar en general de "alimentación natural" englobando cualquier tipo de alimentación que no sea el pienso. Sin embargo no es lo mismo una Dieta Natural que una Casera, son muy diferentes y lo vamos a ver a continuación.

Continue reading

HIDROTERAPIA

¡¡¡Verano!!!

La mejor época del año para que nuestros perretes disfruten del agua, se refresquen y se den unos chapuzones, verdad? Pues sabéis que además de refrescarles y divertirles, la hidroterapia tiene un montón de efectos terapeúticos positivos?

Continue reading

10 CONSEJOS PARA COMBATIR EL CALOR

                                                   

El verano ha empezado con fuerza este año y las temperaturas están siendo muy altas. El calor intenso y el sol afectan mucho a nuestros perros, sobre todo si éstos son muy jóvenes, ancianos, o de razas braquiocefálicas ( perros chatos como Bulldogs, Carlinos, Boxers, etc. )

Aquí van unos consejos fáciles y muy prácticos para evitar los temidos golpes de calor y otros problemas propios del verano.

 

Continue reading

Descanso; camas y colchones ortopédicos

Un perro adulto sano duerme, o debería dormir, entre 12 y 18 horas al día. Si además es un perro muy joven, de raza grande o geriátrico, aún más.

¿Eso es mucho tiempo, verdad? ¿ No creéis que ya que nuestros perros pasan tanto tiempo descansando o durmiendo es realmente importante el lugar donde lo hacen?

Lo ideal es que cada perro disponga de, mínimo, dos camitas o lugares de descanso y que pueda elegir en cual quiere dormir en cada momento. Esto es algo que en cada casa es diferente, hay perros que pueden usar las camas y sofás de la casa y hay perros que no. En el caso de que sí dispongan de las camas y sofás de la casa, con una colchoneta o cama suya más, sería suficiente. Si no es así, lo suyo es que tenga al menos un lugar tipo mantita o alfombra , que es más fresco y una colchoneta, más cómoda, mullida y calentita. Además, a la mayor parte de perros pequeños y medianos, les encantan las camas de bordes altos, para apoyarse y sentirse más refugiados. Tener una de cada sería lo perfecto. El espesor debería ser el adecuado para el peso de nuestro perro, ya que sino es como si estuvieran durmiendo en el suelo.

 

Una cosa  muy importante a la hora de elegir camas es que sean de un tamaño adecuado a nuestro perro, es decir, el perro debe caber en la cama tumbado de lado completamente estirado. En caso de no estar seguros del tamaño, siempre es mejor que la cama se pase de grande a que se quede pequeña. Si tenemos alguna duda al respecto sólo tenemos que ponernos en su lugar; ¿Cómo estamos más cómodos? ¿ En una cama grande en la que podemos dormir estirados y cambiar de postura o en una en la que tenemos que dormir encogidos o en la que nos cuelgan los pies?

¿Y qué pasa si nuestro perrito es geriátrico o tiene artrosis, dolores de espalda,  displasia o cualquier otro problema articular? Bien, pues se sigue aplicando la misma idea de mínimo dos lugares de descanso, mucho mejor si son tres, solo que en este caso, uno de los dos o tres debería ser un colchón ortopédico.

¿Qué tienen de especial y en qué ayudan este tipo de colchones? ¿De verdad merecen la pena? porque son bastante caros…. Bien, por partes; Lo que tienen de especial es que están hechos con materiales que se ajustan a la forma, tamaño y peso de nuestro perro y mantienen su cuerpo en una posición equilibrada. Favorecen la correcta circulación sanguínea , aliviando puntos de presión, sobrecargas posturales y por tanto minimizan los dolores musculares y articulares. Además hay colchones ortopédicos que mantienen una temperatura cálida, cosa que es muy beneficiosa para perros con problemas de artrosis y dolores musculares.

¿Merece la pena realmente un colchón ortopédico? Sin ninguna duda, sí, merece la pena.

Una cama de este tipo ayuda a nuestro perro a tener una mejor calidad de vida, le proporciona un mejor descanso y  una mejor recuperación si un día está algo más dolorido o ha hecho un mal gesto.

En el medio, largo plazo una cama así nos va a suponer menos antiinflamatorios, menos visitas al veterinario, un perro con menos dolores, mayor movilidad, mejor humor, más descansado y más equilibrado en general.

Personal y profesionalmente, creo que un colchón de este tipo debería ser prioritario para cualquier dueño de un perro con estas características.

También recomendaría este tipo de camas a todos los perros de raza grande y gigante ya que tienen muchas posibilidades de acabar desarrollando con el paso del tiempo, problemas articulares como displasia de cadera, de codo, o problemas de rodilla. Y a perros cuyas razas tengan predisposición genética a padecer problemas de tipo articular. En estos casos, un descanso adecuado y de calidad, puede retrasar la aparición y minimizar los síntomas de este tipo de patologías.

Hoy en día ya hay muchas marcas y muchos fabricantes de colchones ortopédicos, incluso hay la posibilidad de hacerlos a medida.

Yo no voy a recomendar ninguna marca en concreto pero a la hora de elegirlo tendría en cuenta lo siguiente:

 

  • Que tengan un tamaño apropiado. Que el perro pueda tumbarse de lado completamente estirado.

  • Que la altura se adapte al perro. No elegir colchones muy altos para perros con movilidad reducida, problemas de equilibrio o miedosos.

  • Si el perro tiene artrosis o dolores musculares, son más interesantes los que además mantienen la temperatura.

  • En casos de perros que tengan la movilidad muy reducida y estén postrados muchas horas seguidas en las camas es recomendable añadir una colchoneta antiescaras, transpirable y antibacteriana.

La elección de una buena cama o colchoneta es importante para la salud de nuestro perro como pueden ser una buena alimentación, unas relaciones sociales equilibradas o un ejercicio adecuado. Es un elemento clave para tener un perro sano, relajado y en forma.

 

Sarai Franco Gutiérrez

Auxiliar Veterinaria. Rehabilitación y Fisioterapia

Para Cualquier duda contacta con nosotros: Contacto
 

Juguetes Cognitivos para Perros

Todos sabemos lo importante que es jugar con nuestros perros.

Hoy hablaremos de los juguetes o juegos cognitivos.

Hay una gran variedad y marcas que nos ofrecen juguetes que harán que nuestros perros tengan que esforzarse, y no solo físicamente, para conseguir el premio final.

Desde los más sencillos y populares Kong pasando por juguetes comerciales de marcas como Trixie, Karlie, Nina Ottosson o cualquier juego o juguete que podamos idear nosotros mismos (próximamente dedicaremos un post a construir nuestros propios juguetes) todos tienen en común el ser juguetes que estimulan y motivan el desarrollo cognitivo de nuestros perros.

Jugar con nuestros perros es algo divertido y que además mejora nuestra relación con ellos. Ser sus compañeros de juegos es una buena muestra de nuestro interés en ellos, y si, ellos lo notan.

Motivarles a resolver pequeños problemas, tener que usar sus cerebros para conseguir ese trocito de salchicha mejora la autoestima y confianza del perro. Le enseña a pararse, pensar y resolver el problema y eso luego lo puede aplicar al día día.

Una de las cosas más divertidas de estos juguetes es que no tienen reglas, cada perro debe encontrar su manera de resolverlo. Así habrá perros que usarán más las patas, otros la boca, otros serán más rápidos otros se tomarán su tiempo… debemos dejarles resolver los problemas a su manera. Nosotros velaremos porque el juego sea agradable y seguro para ellos, y ellos se encargarán de usar su cabecita para resolver el problema que cada juguete les presenta.

Estos juguetes suelen estar separados por niveles por lo que dependiendo de la edad y del desarrollo de nuestro perro elegiremos el nivel más adecuado para asegurarnos que se lo pasa bien con el juguete.

Los perros adultos también pueden y deben jugar con ellos. El hecho que, cómo el caso de Bilbo, el perro sea muy mayor o nunca haya jugado con estos juguetes no quiere decir nada, simplemente deberemos ser cuidadosos al presentarselos y tener un poco más de paciencia para que ellos aprendan a usarlos.

Aqui os enlazo unos cuantos videos de demostración:

Ahora es el turno de Bilbo, un perro de 16 años, que seguramente no ha visto muchos de estos juguetes antes, pero que es capaz de resolverlos y disfrutar con ellos.

Pyros además aprende a controlar su impulsividad y no se lanza a resolverlos aunque Bilbo tarde un poco (bueno alguna vez si que se lanza)

Diario Canino

 

¿Te acuerdas cuándo tu perrita tuvo su último celo? ¿Ha tomado este medicamento antes tu perro? ¿Le sentó bien, no tuvo efectos secundarios?
Muchas veces ante situaciones así, intentamos usar nuestra memoria para recordar y poder dar una buena respuesta a estas preguntas pero es fiable al 100×100 nuestra memoria.
Desde Dog Adiction  recomendamos usar un diario canino.

Continue reading

Personas Alérgicas a los perros. Convivencia

Cuando Pyros llegó a nuestras vidas, nos tocó lidiar con el problema:

Tengo alergia a los epitelios de los perros … pero quiero que Pyros se quede con nosotros.Pyros

Tanto veterinarios cómo médicos nos decían que no existe ningún  medicamento que cure la alergia. Así que nos tocó investigar, consultar en internet…. para al final poder dar con una solución intermedia. No podemos curar la alergia, pero si podemos mitigar los efectos.

Todo eso lo resumimos en un documento, y se lo enviamos a Micaela de Sr.perro, que lo publicó en su web para ayudar a gente con el mismo problema

Ver el consejo en Sr.perro

Dado que esa fue nuestra primera aportación al mundo canino… hemos decidido que está sea la primera aportación de este blog.

Esperamos que os sea de ayuda.

Este es artículo:

Descargar (PDF, 180KB)

Licencia de Creative Commons
Todos los artículos de este blog, si no se expresa lo contrario, se encuentran bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.